Columnas

Humillarama oficialista

«La Grilla en Rosa» de Fabio  (versión que no se humilla como Sheinbaum y Ebrard)

Uno de los requisitos básicos del morenismo es dejar cerebro y autoestima en el basurero que está en la entrada de la secta y dejar paso a la adoración sin razonamiento del mesías, de sus dichos y hechos, que deben ser tomados como dogmas de fe.

Eso da pie, como puede esperarse, a que el lidercito use de tapete a todos los que componen su manada de brutos, que con tal de participar de la corrupción del Rey del Cash son capaces de asegurar que Einstein era un pobre idiota comparado con el dueño del circo en el que son los payasos.

La humillación de la semana se la llevó el pedazo de cecina rojilla conocida como Claudia Sheinbaum, a quien le valió gorro renunciar al supuesto doctorado que dice ostentar para mostrar su apoyo a cada tontería que dice un ignorante que sería capaz de afirmar que la Tierra es plana porque así lo decretó desde que era un mocoso berrinchudo y bruto en Tabasco.

Sheinbaum ha hecho hasta lo indecible para imitar incluso el sonsonete tabasqueño y el mismo trato de idiotas a los militantes que la secta que prodiga el mesías. Hasta se creyó que en serio era la mera sucesora del legado de destrucción inventado por el macuspano, que la ha apoyado a pesar de ser una candidatititita gris subido, sin carisma ni chiste y sin discurso ni ideas propias.

Hicieron el teatro de la entrega del «bastón de mando», que la pobre zonza se creyó a pie juntillas le iba a servir para imponer a sus incondicionales. Pero que llega esa vieja fea llamada realidad y que por medio de la mano del Iluminado le pone un cachetadón marca llorarás.

Porque su defendido nomás no quedó como aspirante a candidato de la CDMX, y al Batman Harfuch se le acabó la cuerda. Y todo porque eso contrariaba la voluntad del mesías, que siempre señaló a la ñora con cara de madrota de burdel costero, Clara Brugada, corrupta comprobada a favor del mesías e invención suya vía el «juanito».

Poner el candidato de la capital era el termómetro para saber si el «bastón de mando» era eso o un palillo de dientes muy grandote. Resultó bastón de «mande usted, don mesías». Y que revela que la títere no manda nada. Desde ahora, ya podemos llamarla Pascualita Ortiz Rubio, la Nopalita, la marioneta o como quieran, porque sólo va a servir para obedecer lo que mande desde donde esté el mesías, que la va atraer cortita y obedeciendo lo que le ordene.

Otro menso que se creyó los cuentos del mesías y se humilló hasta que se le vio más allá del trasero, Marxelito Ebrard, ni se fue de Morena ni fue fue a MC y anunció este lunes que se queda en la secta porque dice que se lleva de cuartos de todo a todo con la cecina Sheinbaum y que hay «acuerdo político». Ha de ser para seguir dando pena ajena al mostrar cómo se humillan una, y otra, y otra vez.

En el tercer lugar del Humillarama está el mocosito baboso Samuel García, quien a la velocidad de la luz se prestó a ser otro títere del mesías en la idea de quitarle votos a Xóchitl Gálvez vía el partido güila Movimiento Ciudadano. En Nuevo León lo alucinan, y cada día muestra que, junto con la FosfoFosfo que dice ser su esposa, tienen en coeficiente intelectual de un cabrito asado.

Las humillaciones se dieron en otros estados, donde se impusieron los que el lidercito barato quiso, no los supuestos «ganadores» de las encuestas. Pero de eso hablaremos en la entrega que sigue.

¿Y ACAPULCO?

Les recuerdo que Acapulco sigue tan destrozado y en ruinas, no como dice el mesías y su secta, que ya no pasa nada.

Twitter: twitter.com/Fabiocarton

Facebook: facebook.com/LaGrillaEnRosa

Síguenos en:
Facebook/NoticiasEnSintesis
Twitter@NsintesisMich

Ver más opiniones de nuestros columnistas

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba