Guerrero: sinfonía de violín

Guerrero: sinfonía de violín

«La Grilla en Rosa» de Fabio  (versión que quiere ver al violador Salgado Macedonio recogiendo el jabón en la cárcel)

Versión resumida de esta columneja: Guerrero es un desmadre de asesinatos, narco, delincuencia, olvido de damnificados y corrupción, toda debida al violador consentido del sexenio, Félix Salgado Macedonio.

Versión rollera de la columneja: Así es, amiguitos. El estado es un hervidero en el que revolvieron todos los ingredientes necesarios para crear la tormenta perfecta que le va a echar a perder el fin de sexenio a su Pejestad.

Todo esto, o al menos buena parte, se habría evitado con tan sólo no consentir al violador preferido del mesías, Félix Ahogado Maspedonio -su verdadero nombre en burdeles y cantinas-, a quien quería hacer gobernador a fuerzas, pero las denuncias de abusos sexuales y violación de varias mujeres se atravesaron e el camino y que se la pellizca -lenguaje legal-.

¿Dije que se la pellizcó? No contaban con la transa astucia del mesías, que hizo gobernadora a la hija del violador, una buena para nada de nombre Evelyn Salgado, quien reunía todas las características que son muy apreciadas por el dios de los fanatizados: ignorante, incapaz, de ornato. Con la juanita Salgado al frente, papito Penechico quedó de gobernador desde atrasito de su inútil nenita, quien preferiría estar en algún otro lugar «cantando» las canciones de Selena en vez de hacer como que gobierna.

A los guerrerenses se les advirtió en todos los tonos de la escala musical que no votaran por Morena en las elecciones pasadas. ¿Qué creen que hicieron? Exacto: votar por los delincuentes que ya de por sí tenían arruinado al estado y sus principales atractivos. ¿Sentimos lástima o nos burlamos por haber desoído las advertencias?

Acapulco fue presa de la brutalidad del narco, con ejecuciones en todos lados, cobro desatado de piso y robos por todos lados; los narcos se hicieron del control de una superficie que se calcula en una tercera parte del territorio estatal, controlando hasta los precios del pollo y la tortilla; los ayotzinapos están en el Parnaso de la Impunidad, en la que se han hecho habitantes permanentes a ciencia y paciencia de los gobiernos de todos los partidos, pero aún más con el partido Morenarco; la bruta corrupta que se dice alcaldesa de Acapulco atribuye la violencia «a la calor» y los saqueos tras el huracán «Otis» a la «cohesión social», y después de no atender a la población damnificada y dejar que, de nuevo, el crimen organizado controle el devastado puerto turístico, tiene los tanates de proponerse para ser reelegida. La alcaldesa de Chilpancingo fue captada en alegre cháchara con uno de los narcolíderes que asolan la ciudad, en casual reunión que fue tan casual que sólo duró tres horas. Nada ha hecho contra narcos y ayotzinapos que como orcos invaden y destruyen en su ciudad cada que se les antoja, y se cree que por eso debía ser reelegida -que le bajan los humos al estilo morenarco-.

Ah, pero según Ahogado Maspedonio, según su juanita, según el mesías y según la secta, todo va de peluches en Guerrero, por lo que no aplica desaparecer los desaparecidos poderes del gobierno en la entidad, como propuso el PAN en el Senado. En el mar la vida es más sabrosa. Y más sabroso ser amigote, socio y pariente de los narcos, como Ahogado Maspedonio y la juanita, a quienes ya les descontaron diez familiares de la nómina familiar, vía narcoejecución. El más reciente, el ex suegro de la juanita, una fichita de personaje transa y narco.

De hecho, la descomposición de Guerrero como estado empezó cuando Ahogado Maspedonio fue alcalde de Acapulco, que fue cuando sus amiguis los Beltrán Leyva entraron con short, chancletas y metralletas al puerto. De ahí para acá, cuesta abajo es la bajada, y no se ve cuándo se detenga la caída.

Ya se sabe que el mesías defiende a uñas y dientes a sus corruptos sin importar la contundencia de las evidencias en su contra. ¿Qué le debe a Ahogado Maspedonio, que deja que haga calabaza todo un estado?

Espero que eso tenga respuesta antes de que desaparezcan los poderes o desaparezca Guerrero, lo que suceda primero. Porque el hociquito del Iluminado le quitó el seguro a una granada de fragmentación que es más bien una carga de profundidad: a los vándalos ayotzinapos.

Luego de exprimir hasta la última gota de provecho político al Caso Iguala (la telenovela de los pobrecitos vandalitos que robaban tan a gusto hasta que robaron un camión con droga de «Guerreros Unidos», los competidores de «Los Rojos», el cártel de casa de la normal, por lo que los desaparecieron para siempre, pasando al santoral de la ultra izquierda más dogmática), de prometer resolver el caso, de decir que Peña Nieto no hizo nada y que él mero iba a ser el chico chicho de la película, a la mera hora se los cotorreó, las pejeinvestigaciones son igualitas que las anteriores, pero con el matiz que el mesías soltó a todos los detenidos y ya no siguió nada porque implicaría a sus otros patrones, el corrupto Ejército actual.

Los vándalos ayotzinapos se enojaron por eso, y los muy HDP tiraron una puerta de Palacio Nacional, prometieron hacerle mosca a los eventos de la mosca candidata del mesías y estarían preparando una insurrección contra el mesías bocón, de acuerdo a Código Magenta. Supongo que la asonada sería como titulación de sus cursos de narco, agitación, robo, secuestro, vandalismo y terrorismo que aprenden en esa normal «de maestros» que sólo es criadero de antisociales.

Son sólo algunos de los decepcionados del sexenio del mesías que este viernes salió con la payasada de que espera que los próximos presidentes de México «no mientan, no roben y no traicionen». Supongo que no roben, no mientan y no traicionen más que él. Que ni se apure, el récord que impuso en las tres ramas está cabrón de superar.

Ya con los vándalos debidamente agitados, sólo agregue la gasolina de las babosadas presidenciales. La receta para el desastre.