Un compló con papas y refresco grandes

Un compló con papas y refresco grandes

«La Grilla en Rosa» de Fabio   (versión que no descarrila gacho como el Tren Falla)

Imaginemos un diálogo en Palacio Nacional este lunes, cuando se supo que el ecocida, inútil, corrupto y carísimo Tren Falla -antes Maya- descarriló por la pésima calidad de su planeación y construcción:

-Jesusita en Chihuahua, ¿qué tenemoj?

-No soy Jesusita, dios de dios, luz de luz, mesías verdadero de mesías verdadero.

-Monsiváis tenía otros datoj sobre eso. ¿Qué hay de nuevo?

-Pues que su trenecito volvió a dar la nota, otra vez para mal. Se descarriló en Tixkukob cuando estaba a punto de rebasar a un perro con cojera que le estaba echando carreritas.

-¡Me lleva, otra vez esos jijos de todaj su Calderona noj van a agarrar de bajada y van a decir que somos corruptoj!

-Pero sí lo somos, y más que toda la corrupción de México junta desde la fundación de Tenochtitlan hasta 2018. Nuestra secta salió buena para eso de robar como carrancistas en su santo nombre, ¡oh, amo de los sobres amarillos!

-Bueno, pues ya sabes. ¿Qué hay en el menú?

-Tenemos un platillo que se ha desgastado mucho a fuerza de servirlo tanto, por lo que no ya sugiero el «¿Cuánto gana Loret?» con salsa de hígado de pejelagarto.

-De todos modos tampoco se me antojaba.

-También hay «Soy el presidente más popular de todos los planetas que hay de aquí a Tabasco, y el más atacado de la historia», otro plato que ya tiene al público atiborrado de tanto servirlo como desayuno informativo.

-Pues piénsale, que además de consentidito de Monsiváis estás aquí por intrigosa. ¿Alguna otra cosa?

-Las otras opciones están igual de quemadas que las anteriores. El estofado «Los conservadores de Claudio X. González», la sopa «La clase media aspiracionista», el rollo relleno de «Quieren regresar los corruptos» y la ensalada de pretextos «Todo es culpa de Calderón y García Luna» ya no los traga la gente.

-¿Y como andamos de guisado «La mafia del podé»?

-Igual. Nadie lo traga. De hecho, nada de lo que sale de nuestras cocinas de propaganda pega como antes. Y menos desde que los platillos fueron adicionados con revelaciones de la corrupción de sus talegon… digo, de sus ilustres y trabajadorsísimos hijos con su red de transas en las obras del Tren Falla.

-¿Cómo que «Tren Falla»?

-Upps, perdón, es que es pegajoso el nombrecito. Tanto como el hashtag #NarcoPresidente que se le ve tan bonito; combina con sus ojos, mi mesías de la vida y del amor.

-Yo, hasta bostezando soy bello. Pero ya, a lo tuyo, que es crear caos y desinformación. ¿Qué nos queda?

-Garnachas de «es un compló» con salsita verde de mentira repetida mil veces.

-¡Ándale, eso ejtá bien! Pídelo con papas y refresco grandes. Y con unas quesadillas de «mij hijoj no son corruptoj pese a todas las pruebas en su contra».

-Le podemos poner también molletes de «sabotaje» para que amarre bien en la digestión mental de la mascotiza.

-¿Ya vej cómo jí puedej pensar de vez en cuando? ¡Córrele a desinformar!

-¡Voy volando!

Los bots, moneros y pseudoperiodistas a sueldo del mesías empezaron su chamba desinformadora de inmediato. Sólo que su menú también ya está demasiado visto y no ha tenido éxito.

LABIA SANSORES Y EL RECHAZO

El costal de corrupción y botox que dice gobernar Campeche logró sacar de sus casillas a los alivianados campechanos, famosos por su carácter alivianado y tranquilo. Los hartó con las transas de su dizque jefa de seguridad pública, una tal Marcela Muñoz, que la misma jetas de trasero de mandril llama «mi niña consentida», dando a entender que hay una relación mucho más allá de una simple simpatía entre ambas.

Campeche lleva más de una semana entre marchas ciudadanas y huelga de policías, que han pedido ya en todas las notas de la escala musical que Layda y su protegida se larguen de una buena vez y se vayan al Xibalbá aprovechando su cercanía con el inframundo maya.

Por supuesto, cuentan con la protección y la impunidad del mesías. Así como sus hijitos con las obras malhechas y carísimas del Tren falla, mientras el tipludo esté en el poder, nada ni nadie va a tocar su santísima corrupción.

Una razón más para votar contra la secta, si acaso la necesitaban.