Tuya, mía te la presto, acaríciala, bésala…

«La Grilla en Rosa» de Fabio  (versión que no habla como el Pelón Bermúdez)

A la silla de gobernador de Nuevo León la traen exactamente como la frase del ex narrador de deportes que da título a esta columneja: ya la traen, ya la regresan, ya es de la oposición, ya es del mocoso nalgas meadas… Nuevo León solía ser un estado serio en sus cosas, pero la ordinarización de la vida nacional ya lo tocó de fea manera en estos días.

Lo bueno que se puede sacar de la novela neoleonesa es que se cebó el plan charro del mesías para que un tercer y deplanamente palero candidato se metiera a quitarle votos a la Seño X, tratando de beneficiar a la Doctora Muerte en su idea de ser el obediente muñequito que se maneja con el bastón de mando.

Lo malo es que hace un rato, Luis Orozco, quien era el gobernador interino, ya renunció al puesto para que Samuelito el Ecuánime vuelva a su gobierno de redes sociales a hacer lo que mejor sabe hacer, el ridículo. Ah, y a seguir a la sombra de esa que se dice su esposa y que cree que la vida se reduce a salir simpática en Instagram y Twitter.

Mientras tanto, el inolvidable papel de bufón en favor de los planes del mesías no se lo va a quitar ni con todo el Cloralex del mundo. Que ya ni piense que tiene siquiera medio futuro en la política de grandes niveles, pues dio perfecta cuenta de cómo con un gramito de poder se volvió loco y lo usó como ariete para golpear a los militantes de partidos contrarios.

¿Qué va a pasar en Nuevo León? Supongo que la misma situación que se vivía antes continuará alegremente azuzada por los nuevos rencores que dejó la aventura presidencial del nene piochudo, que además quedó muy debilitado.

Y eso sí, le esperan un montón de procesos en contra por los delitos cometidos como no-gobernador.

¿Y ACAPULCO, APÁ?

Entre los escándalos que, uno tras otro, se suceden en nuestro país, lo ocurrido en Acapulco cae en el bote de l basura de la memoria. Pero sucede que la desgracia sigue ahí, los damnificados la siguen pasando muy mal, el puerto sigue arrasado y en las garras del crimen organizado, siguen los saqueos y no se ve ningún tipo de recuperación «para Navidad», como irresponsablemente soltó el Iluminado con la misma ligereza con la que ha dicho que ha ayudado como nadie a los acapulqueños.

No dejemos que lo olviden. No lo olvidemos.

Twitter: twitter.com/Fabiocarton

Facebook: facebook.com/LaGrillaEnRosa

Síguenos en:
Facebook/NoticiasEnSintesis
Twitter@NsintesisMich

Ver más opiniones de nuestros columnistas