Pasones y malos viajes juaristas

Pasones y malos viajes juaristas

«La Grilla en Rosa» de Fabio  (versión que no le hace a la grifa, como el mesías)

¡Pásala pa’ andar iguales! Estamos acostumbrados -para mal- a que el mesías de la perrada diga toda clase de sandeces que él cree son declaraciones trascendentes. No me tomaré la molestia de ponerlas porque habría que resumir cinco años y medio de choros insustanciales llenos de esas declaraciones huecas, promesas incumplidas, de mentiras, insultos, difamaciones y toneladas de propaganda pro mesías.

A Benito Juárez, el Iluminado lo trae lo mismo para un barrido que para un trapeado. Si quedan descendientes directos del oaxaqueño, nomás cobrarle derechos de autor por el uso y abuso de su nombre e imagen de su antepasado por parte del inepto de Macuspana los volvería millonarios.

El abuso más reciente fue que -¡chan chan chan chan!- el mejor presidente del narco habla y pide consejo al de Guelatao, y dice que sus consejos nunca le fallan. Ni más ni menos.

Ahora resulta que Don Beno, el de la anecdotita babosa entre él y Mussolini con la que el mesías cree que apantalla a las visitas, tiene una línea directa al Más Allá y da consejos de cocina, de relaciones de pareja, de redes sociales, graba TikToks y asesora imbéciles.

Si nos atenemos a los resultados, los consejos de Don Beno al mesías son tan discutibles como su papel en la historia patria, en la que unos lo idiolatran e idealizan y otros no lo bajan de demonio aprovechado entreguista comecuras.

Ya se sabe, y lo dice cualquier psicólogo y cualquier psiquiatra con tantito análisis, que el mesías está mal de la azotea y que la menor de sus enfermedades mentales es la sociopatía, simpática condición por la que le valen una pura y dos con sal las vidas de cientos de miles de mexicanos muertos gracias a él (sí, gracias a él) en su sexenio. La otra es su egolatría, esa por la que se cree expelido por la cola de Zeus para ocupar el lugar más prominente en la Historia Nacional, cosa que le da el derecho de pisar cualquier ley y ordenamiento para conseguirlo. Ahora vemos que también tiene delirios, místicos y de peyote.

Gracias al Benemérito, el Peje se iguala con Nicky Maduro, dictador de Venezuela quien declaró, también en público, que el dictador mayor de ese país, Mico Mandante Hugo Chávez, le hablaba vía un pajarito. Y que se mete en problemas el Nicky por andar jugándole el pajarito a Chávez -era el momento ideal para meter unos albures-. Yo creo que el pajarito de Chávez hizo algo más con Nicky que lo eligió su sucesor. Pero sigamos con el pejemérito y sus pláticas psicodélicas con Don Beno.

No se entiende la insistencia en compararse con Juárez, quien fue estudiante destacado, enfrentó sin dudar guerras y enemigos mayores e hizo grandes cosas (y grandes daños también) al México de su tiempo, que al final le hicieron entregar un balance favorable. AMLO es un ignorante con calificaciones mediocres, sin mayor preparación, prepotente y cobarde y que se dobla en el extranjero en cuantito le sugieren que se ponga en posición de «asómate a ver quién viene». Por eso es aún más ridículo que diga que Juárez lo «aconseja».

Es curioso que el mismo que dice cuidar tanto la investidura sea quien dice estas babosadas -no hay otra palabra- para llenar tiempo en las funciones de su circo diario. Ya quítenle la mota que dejó el Chocoflan, por favor.

VENEZOLANOS DEL BIENESTAR

Hablando Venezuela y del desprecio del mesías a leyes y ordenamientos, este jueves nos soltaron la noticia de que se firmó un acuerdo con el arruinado país sudamericano para que México (respiren hondo, porque van a gritar una mentada de madre después de esto) pague 110 dólares al mes durante medio año a cada venezolano que acepte regresarse voluntariamente al infierno comunista del que tiene el pajarito de Hugo Chávez en la boca.

Así es, amiguitos: tomando atribuciones sacadas sabe de dónde, disponiendo del dinero que escatima a los mexicanos y que roba de otros mexicanos, el dadivoso mesías no sólo mantiene a la dictadura cubana, si no que se da tiempo de desviar dinero nacional para mantener extranjeros de otra de sus dictaduras favoritas.

Si esto no es una decisión dictatorial, no sé entonces qué pueda serlo.

¿A quién le preguntó si se podía? ¿Quién lo autorizó a hacerlo? ¿Con qué dinero quiere mantener güevones venezolanos? ¿Por qué maneja los recursos de la nación indiscriminadamente, de manera opaca y decidiendo sobre ellos como si fueran suyos?

En este punto es donde debe entrar, de nuevo, nuestra Chica Súperpoderosa, Norma Piña, y con los ministros pensantes de la Suprema Tremenda Corte echar abajo este «acuerdo» entre dictadores completamente ilegal y decidido con el comunistoide higadito del mesías.

Yo propongo que esta ideota la paguen los Trivagos, ahora que el sexenio de su inepto papito los ha vuelto asquerosamente millonarios.

CORRUPTELAS DIVERSAS

Vamos con los prácticos rengloncitos informativos:

-La gobernadora con un trasero de mandril en la boca ya hartó a los campechanos. Tanto, que en montón y en las calles exigen su renuncia. En respuesta, se va a hacer su marcha de autosobada de chipotes.

-La corrupta dizque secretaria de energía, la zacatecana que se cree con derecho a gobernar Veracruz, Rocío Nahle, tuvo que ser defendida por el mesías porque le hallaron casas que hacen ver la Casa Blanca de Peña Nieto como una chocita. Por supuesto, el cinismo de la Nahle es aún más grande que su desproporcionado trasero (guácala) y lo niega todo.

-Hablando de Veracruz, el dizque gobernador que era payaso antes de meterse a la grilla, Cuitláhuac García, dice que en ese estado sí funciona «abrazos, no balazos». Que le diga eso a los dos descuartizados que varios sicarios dejaron en pleno día en el centro de Cazones, Ver.

-El mesías vuelve a premiar al Doctor Muerte, responsable y cómplice de él en la muerte de cientos de miles de mexicanos en la pandemia. Ahora «será» asesor en salud del macuspano. ¿No será al Doctor Muerte el que escucha y aconseja al mesías, en vez de a Benito Juárez?

-Ya para acabar: que al mesías un egresado de Harvard no tiene nada qué enseñarle. ¿Neta? Porque hasta un barrendero de esa universidad le daría cátedra y hasta le enseñaría a comer sin la boca abierta y el uso de los cubiertos; también a la Zopi.