La guerra más sucia del mundo

La guerra más sucia del mundo

«La Grilla en Rosa» de Fabio  (versión ya deplanamente en campaña contra el narcopresidente)

UN BOT EN CADA HIJO TE DIO

El mesías más delicadito de todas las dictaduras se queja de que los hashtag #NarcoPresidente, #AMLOelNarco y #NarcoCandidata le mosquean gacho su paso a la Eternidad entre trompetas de querubines, alfombra roja, coctel de bienvenida y comité de recepción de la Historia Nacional encabezado por Tata Lázaro, Benito Juárez y Mike Hidalgo, y dice a los dueños de Feisbu y Tuite (su pronunciación de Facebook y Twitter) que hay grupos de conservadores en sus empresas y que por eso lo atacan.

De paso, la perrada del partido oficial dice, sin pruebas, que todos los que critican y usan esos hashtags en contra del pobre y desvalido ancianito son unos bots jijos de toda su inteligencia artificial. Creo que no les bastó ver a todos esos «bots» en persona y por miles en la marcha por la defensa de la democracia de hace unas semanas.

Ya en plan plañidero por el volteón de las antes benditas redes sociales, insisten, desde ese genio macuspano que con trabajos sabe usar un teléfono celular hasta sus caricaturistas más lambiscones, que el mundo, el universo, Darth Vader, los planetas cercanos a Próxima Centauri y todas las galaxias están en su contra y que «pagan millones» a las redes por su estrategia de guerra sucia contra el mejor enemigo de México.

¿Cómo le explicamos en términos que entienda el pobrecito lidercín empleado del narco que el tiempo que lleva de no-presidente ya tiene hasta la madre a millones de mexicanos, particularmente a millones que habían votado por él y aún más a los que siempre lo vimos como un engendro que iba a ser fatal para México como mandatario?

MEDIAS TINTAS CAMPAÑERAS

Las campañas iniciaron sin grandes novedades, pues han sido recalentados de los mismos choros que nos habíamos aventado en las prepreprepreprecampañas. A la candicalca solamente le falta falsificar un acta de nacimiento que diga que nació en el mismo lugar y a la misma hora del Pejestorio, y promete exactamente lo mismo que lleva cuatro sexenios su titiritero.

No hay ni una sola idea original, una que pueda decir uno que salió de su hueca y renegada cabecita de pseudocientífica. La nena se espanta de que «los conservadores» van a declararle la guerra a los pobrecitos narcos, tan protegidos por su mejor empleado. Propone babosadas como que los mexicanos traguemos igualito que lo hacían los aztecas preconquista, que lo hecho por su titiritero es lo máximo que ha visto este país.

Y todo eso lo adereza con el carisma de un abulón y la voz con acento chilango del Peje. Se supone que ese radiador de lambisconería es la que va ganando todas las encuestas que ha pagado.

Por este lado, la Seño X hace mejor campaña aunque sepan cuantos esto leyeren que hay cosas en las que no estoy ni estaré de acuerdo. Tienen que ver con medias tintas que ha mostrado en dos temas: no se le hizo mucho mitote a esto, pero pasó que una vez le preguntaron y dijo textual que ella no va a perseguir al mesías ya que termine el ultramaratón de delitos que ha sido su periodo.

Otro: que reactivaría la construcción del aeropuerto de Texcoco o que mejoraría la central avionera. Güeyramine! (wait a minute, para los que no saben pikinglish): la central avionera nunca ha servido y de hecho estorba de manera importante las labores del aeropuerto de la CDMX, por lo que nunca, nunca va a servir como opción. Ni pensar en en mejorar algo que está mal de origen, que nunca va a dejar utilidades y que costó cientos de miles de millones.

Lo que urge es que se reconstruya el ya depredado (por los hijos del Peje) NAICM, que era el proyecto original y que sí sirve y tiene el potencial de ser el hub aéreo que México necesita, cancelado por los complejos de un idiota.

Tirar el NAICM fue causa de que el Peje derribara más allá de los cimientos la economía nacional hasta el -8 por ciento del PIB cuando ni siquiera había empezado el sexenio (por esto también merece bote el cobarde y corrupto Enrique peña Nieto), costó miles de millones que el Peje no pagó, y quien lo canceló porque dijo que «había corrupción» que a estas horas, ya para acabar este sexenio que pretende extender vía la candicalca, no ha comprobado.

Si eso no es suficiente, los «abrazos, no balazos» y los miles de muertos que eso ha dejado; los más de 800 mil muertos de la pandemia por negligencia criminal de recomendar salir y abrazarse porque no pasaba nada y con puras estampas de santitos uno evitaba el contagio de covid; el negar y politizar vacunas; sus cientos de violaciones a las leyes que hace y confiesa en su circo diario; su abandono a los damnificados de Acapulco y muchas cosas más bastan para enjuciarlo y entambarlo por tres eternidades.

Desde aquí un tip, Seño X: si quiere ganar las elecciones, asegúrelas diciendo, y haciendo, que sí van a investigar y encarcelar al peor presidente que ha padecido este país, cuya historia está llena malísimos presidentes.

Otro detalle: ambas andan en la onda de seguir prometiendo becas, pensiones y lana gratis. ¿Me pueden decir de dónde piensan sacarla que no sea de los contribuyentes, de deuda y de imprimir billetes inflacionarios? Porque lo que le va a tronar al primer minuto a quien gane va a ser una crisis económica brutal causada por el mesías con su compra de votos y su corrupción.

VANDALUTO CON LA MUJER COMO PRETEXTO

Las conmemoraciones de hechos que marcaron algún capítulo de la historia de México aquí degeneran en fiestas para el vandalismo con sentido social.

Lo vemos cada año con la industria de la protesta en el 2 de Octubre, aunque los de ahora no tienen idea qué diablos sucedió ese día, que invariablemente pone a los radicales del maoísmo a destrozar propiedad pública y privada con toda impunidad y a ciencia y paciencia de las cobardes autoridades que no aplican la ley a los destructores de todo que «protestan» por una masacre que no conocen ni de pasadita. Y no actúan porque no quieren ser como Gustavo Díaz Ordaz, presidente que no dudaba a la hora del uso de la fuerza.

Tan no la conocen, que muchos imbéciles de esos están dispuestos a votar por el nieto del general del Ejército -autor material de la masacre- que estaba a cargo en los días del 68, Marcelino García Barragán. A Omar García Harfuch ya hasta le ven cara de galán de telenovelas y sólo por eso votarían por él para algún puesto que le del partido morenarco luego de que lo bajaron de candidato a jefe de desgobierno de la CDMX.

El circo ayotzinapo, en el que se santificó a 43 fulanos que apodan estudiantes -pero que no estaban estudiando, que no fueron sacados de un salón de clases, que andaban en un camión robado e iban a robar más para, según ellos, cargar hacia la CDMX a «conmemorar» con violencia el ya mencionado 2 de Octubre- es un carnaval de destrozos y violencia de los de por sí delincuentes impunes «normalistas» de Ayotzinapa, Guerrero, escuela normal conocida ampliamente como la sede de grupos delincuenciales de robo, guerrilla y narco.

Y llegamos a las marchas que usan el pretexto de la lucha de la mujer y que ahora sirven para que un montón de millenials se sientan valientes en bola y se porten como ayotzipapos con cambios hormonales.

Desprestigian completamente los esfuerzos de mejor vida y las reinvindicaciones para las mujeres, pues lo único que se recuerda son sus destrozos y desmanes impunes.

No hay justificación alguna del machito cobarde de Palacio para el maltrato al que las ha sometido a lo largo de este sexenio (en el que se tiene el mayor índice de asesinatos de mujeres en la historia), que quede claro, pero de eso al uso violento que de su causa hacen sólo algunas y ciertos grupos hay mucha diferencia.

¿En serio quieren cambiar la situación? Sean como mi abuelita materna: jalisciense trabajadora si las ha habido, que nació pobre y crió a 12 hijos prácticamente sola, a quienes dio carrera y a las mujeres les enseñó cantidad de oficios que les fueron de gran utilidad en la vida; que padeció la violencia de un abuelo violento y mamón que llegó incluso a agredirla a machetazos y a obligarla a parir a por lo menos a uno de sus hijos en el zurco, pues la obligó a ir a trabajar estando a punto de parir. ¿Anduvo de chillona? No: con puro trabajo se hizo de amplio patrimonio y lo heredó a sus hijos, y estuvo activa sembrando sola su huerto -un paraíso terrenal- en donde tenía verduras, frutas y flores, de cuya venta se mantuvo hasta el fin de sus días.

Ya basta de violencia inútil y de sus luchitas desde el celular.