Elecciones 2024 y Conteos rápidos

yurisha andrade morales

Yurisha Andrade Morales*

La historia electoral de las últimas tres décadas y media nos dice que las elecciones mexicanas, federales y locales, se han consolidado como el mecanismo legítimo y pacífico para garantizar la renovación periódica de los poderes públicos en sus diversos niveles; al mismo tiempo, constituyen el procedimiento institucional más aceptado en el mundo para determinar la integración de los órganos del Estado.

En la actualidad, su relevancia exige diseños normativos que provengan de acuerdos que establezcan las fuerzas políticas por consenso y con una visión incluyente, para dotar a las elecciones de herramientas que las transparenten, de autoridades que las organicen y revisen su constitucionalidad con imparcialidad y objetividad; se requiere, también, de un reconocimiento expreso a los derechos de la ciudadanía y de instrumentos que garanticen igualdad en la participación de todas y todos.

México, en los últimos 34 años ha logrado construir un sistema electoral orientado a evitar prácticas de fraudes y a garantizar confianza y certeza en los procesos electorales; de ahí la regulación e implementación de diversos candados para lograr la autenticidad de las elecciones. Conforme con esta lógica, las autoridades electorales hemos diseñado diversos mecanismos para la presentación oportuna de los resultados de los comicios, como son los programas de resultados electorales preliminares o los conteos rápidos. Ambos instrumentos se diferencian de las encuestas de salida dado que, aunque no presentan resultados definitivos de las contiendas, sí están basados en los resultados de actas de escrutinio y cómputo levantadas en las mesas directivas de casillas, mientras que las encuestas se sustentan en la información que se obtiene a pregunta expresa formulada a las y los electores al salir de la casilla.

En efecto, de acuerdo con información que aporta el INE, el conteo rápido es un procedimiento estadístico diseñado para estimar las tendencias de los resultados finales de una elección, a partir de la selección de una muestra aleatoria de todas las casillas instaladas el día de la jornada electoral. La muestra es determinada por un comité de especialistas con amplio reconocimiento y, al concluir la jornada electoral y los escrutinios y cómputos de casilla, los capacitadores electorales obtienen una fotografía que es enviada por medios seguros al sistema informático previamente definido por el comité, a efecto de obtener los rangos de votación en los que se situarán los resultados finales de los participantes en las elecciones que se miden a través de este mecanismo.

Si bien no se trata de resultados finales, es una herramienta que establece una proyección cierta sobre los resultados que se obtendrán en los cómputos definitivos. Para las elecciones del próximo 2 de junio, el INE realizará conteos rápidos para la elección presidencial y, en coordinación con los institutos electorales locales para las gubernaturas de Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz, Yucatán y la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, para lo cual se ha integrado el comité técnico asesor que operará este importante ejercicio.

En mi opinión, los conteos rápidos constituyen uno de los principales instrumentos de los procesos electorales que han logrado la aceptación de ciudadanía y actores políticos, al haber sido certeros en la predicción de los resultados definitivos y al servir para despresurizar elecciones, sobre todo del ámbito local, que fueron muy tensas en su organización y en el desahogo de las campañas respectivas.

Nuestro sistema electoral está diseñado con normas, procedimientos y herramientas que garantizan la autenticidad de las elecciones, debemos preservarlo como patrimonio de los mexicanos e impulsar los ajustes y la actualización que requiera por la vía del consenso y de una deliberación incluyente. Nuestro país y nuestras entidades federativas requieren certeza y transparencia en sus procesos políticos, garantizar estos principios es responsabilidad de todas y todos.

*Magistrada Presidenta del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán

@YurishaAndrade

Ver más opiniones de nuestros columnistas 

Síguenos en:
Facebook/NoticiasEnSintesis
Twitter@NsintesisMich