El Fosfo Fosfo de la dos tortas

«La Grilla en Rosa» de Fabio  (versión que no es fosfo fosfo)

Sólo hubo uno que pudo superar el ridículo que hizo el Carnal Marxelo con su nunca concretada ruptura con la secta: Samuel García, imberbe y adolescente disfuncional que dice -ya no es- ser gobernador de Nuevo León, a quien su aventura de bufón del Peje para quitarle votos a la Seño X le salió mal, pero muy mal.

El influencer metido a «político» -ya ven qué baja está la vara que a una cochinada como él ya le llaman político- aceptó gustoso el papel que le dieron en Palacio Nacional como extra bufonezco en la obra «Tirale a la Seño X» como tercer candidato que juega en favor de la secta, a riesgo de que si se negaba le dieran curso a las investigaciones en contra de su corrupto papito y contra él.

El bebé salió muy sobradito al ruedo, echando habladas a diestra y siniestra, haciéndole al Juan Camaney contra el PRI, el PAN, la Seño X y todo aquel que no apoye al partido suripanta Movimiento Ciudadano.

Luego, vinieron las encuestas gustosamente pagadas con el dinero de deuda que el genio financiero (Estefanía Veloz dixit) contrató para seguir comprando incautos que voten por la secta. En esas encuestas, sólo faltaba que a Sammy Boy lo nombraran Hijo de Superman, pues llegaron al extremo de ponerlo en segundo lugar de preferencias y de mandar a la Seño X al tercer puesto, pese a la realidad que pinta todo lo contrario.

Para solicitar licencia, Samuelito y su Fosfo Fosfo hicieron todo show que es posible montar en redes sociales, olvidando que ser influencer en nada funciona cuando se trata de seguir los cauces legales. Así que el muchachito, que sacó el cobre vengativo y autoritario que trae de fábrica, empezó a pedir y luego cancelar licencias al cargo ya muy seguro de que era el elegido por los dioses para ser presidente de lo que queda de la República.

Claro que dejó de lado un detallito: haberse peleado con todos los integrantes del Congreso local, menos con los de Movimiento Ciudadano, lo dejó sin cartas que jugar y su negativa a portarse civilizado y negociar tampoco ayudó, por lo que en cuanto vieron la oportunidad, los dipus se sacudieron al Sammy y nombraron un interino amigo de los amigos.

El nombramiento lo quiso cebar el junior con un portazo lleno de porros de Movimiento Ciudadano, que ni disimularon al ir líderes partidistas con la cara destapada a forzar la entrada al Congreso local, que en civilizada respuesta nombró al gobernador interino que sustituyera al influencer, cosa que ratificaron este sábado.

Éste intentó volver al puesto, peeeero… ya hay gobernador y no puede ya competir como candidato a payaso de AMLO porque venció el plazo de inscripción, por lo que nomás se quemó a lo menso, desgastó innecesariamente a su partido, encueró las intensiones del mesías de que fuera su tonto útil, se quedó sin gubernatura y dinamitó cualquier tipo de carrera política.

Sólo le faltó romper sus biberones. Por eso hay que dejar las cosas de adultos a los adultos, no a niños chiqueados impulsados por sus abuelitos.

Por cierto, el abuelito se va a enojar con él por haber echado a perder todos los planes para los que lo escogió.

Twitter: twitter.com/Fabiocarton

Facebook: facebook.com/LaGrillaEnRosa

Síguenos en:
Facebook/NoticiasEnSintesis
Twitter@NsintesisMich

Ver más opiniones de nuestros columnistas