Columnas

El arte de la psicología

«Somos nuestra Memoria» de Boris González Ceja

Si México fuera un país de artistas creativos y psicólogos comprometidos, las matanzas como ocurrió en Lagos de Moreno desaparecerían.

La normalización de la violencia pasa por la falta de sensibilidad de la población para soportar escenas de muerte, asesinatos y torturas inenarrables.

La psicología juega un papel fundamental para poder erradicar las violencias por medio del simbolismo, al darle luz a la oscuridad de los viejos temas de cómo humanizar a las personas en su comunidad, y cómo hacerlas partícipes del arte y la cultura para transformar su existencia, cómo generar políticas para que las actitudes antisociales no se conviertan en delincuenciales, y en cómo generar un lenguaje que sea más humano.

Generalmente, los gobiernos le toman poca importancia al desarrollo del espíritu a través de las expresiones artísticas, con el resultado de ciudades bañadas en sangre, llenas de adictos y con la niñez a la deriva, abandonados a su suerte en las calles.

Llama la atención que coincidentemente una persona con una trayectoria laboral o profesional regularmente buena es una persona que ha escuchado acordes musicales de calidad de cualquier género; que ha experimentado la expresión de emociones a través de la danza, la creación literaria o el canto.

El desarrollo de actividades artísticas deja en las personas habilidades socioemocionales fundamentales para la vida y para el éxito personal, tales como la disciplina, la dedicación, la constancia, el esfuerzo y el saber postergar la satisfacción, que las personas en la delincuencia organizada no van a entender.

Algunas familias en el país se fundan en el pensamiento delincuente, pensando que generar dinero es su principal meta a costa de la vida de los demás, atropellando derechos y generando ambientes nocivos para ellas y ellos.

La obligación de los gobiernos municipales y estatales donde la inseguridad y los delincuentes dominan las calles, es garantizar el derecho a la salud mental de toda la población, también expresada por medio del arte y la cultura.

En la Asociación Mexicana de Psicología y Desarrollo Comunitario se han desarrollado proyectos en las zonas más violentas del país, garantizando el acceso de población vulnerable a la cultura y el arte. Hemos leído en zonas de alta violencia social las composiciones de fabulas hechas por niños, donde narran la violencia en sus hogares, muchas veces generada por hombres irresponsables, que a su vez han vivido abusos que no han atendido de manera profesional con psicólogos que les orienten y guíen hacia una vida libre de violencia, lo que requiere de otra vuelta de tuerca.

Los hechos de desapariciones y asesinatos bestiales como el ocurrido en Lagos de Moreno nos hablan de la podredumbre de las autoridades, del desvío de recursos por parte de los presidentes municipales, que piensan que con ponerle asfalto a una calle van a arreglar el problema de la violencia en la que ellos pasarán a la historia, sobre todo por el desvio de recursos y la falta de programas sociales de salud mental.

La psicología y el arte se pertenecen porque ambas buscan la plenitud del ser humano, aspiraran a las expresiones de talento más elevadas y de esa manera evitar que las civilizaciones se vuelvan primitivas y salvajes, tal como ocurre en nuestros días y en nuestras comunidades.

La inversión de recursos públicos en programas de psicología comunitaria requiere de la participación de gobernadores y presidentes municipales, no únicamente de servidores públicos que les gusta salir en las fotos y hacen gran dispendio de recursos en su publicidad personal, malgastando el recurso limitado que bien puede servir para atender a la niñez en temas de prevención del delito.

¿Cómo puedo saber si mis autoridades aplican de manera eficiente y correcta los recursos? Justamente a través del desarrollo de proyectos de psicología y del arte; si nunca has sido partícipe de alguno de ellos, o tus hijos no tienen acceso al derecho a la salud mental, entonces se están malgastando y desviando los recursos.

Causas y azares

  • En el caso de Yahritza y su Esencia, el enojo de la población mexicana tiene un sustento y es porque sus papás no les dijeron a esos muchachos que tienen que primero conocer y después honrar sus raíces, en vez de criticarlas de manera hueca.
  • La crítica de los paisanos que desprecian lo mexicano es válida cuando conocen las culturas indígenas mexicanas y saben valorar la nueva forma de vivir la mexicanidad; fuera de eso es pura faramalla.
  • La salud mental de nuestros paisanos en Estados Unidos se encuentra cada vez más deteriorada por la falta de políticas de salud mental trasnacionales: esperamos colaborar con los migrantes y Universidades del vecino país próximamente. 

Hasta la próxima, que, de todos los instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro.

Facebook: https://www.facebook.com/boris.gonzalez.35/

Ver más opiniones de nuestros columnistas 

Síguenos en:
Facebook/NoticiasEnSintesis
Twitter@NsintesisMich
Mostrar más
Botón volver arriba