Adiós, adiós, amor

Adiós, adiós, amor

«La Grilla en Rosa» de Fabio

Ya no vemos los numeritos populistas, como eso de duplicar el gasto de traslado en giras abordando aviones comerciales, porque se fueron haciendo más frecuentes las mentadas y reclamos; tampoco los baños de pueblo, en los que cada vez se fueron espaciando porque al Iluminado le hartaban las solicitudes y reclamos; el Palacio Nacional, que el mesías se adueñó, iba a ser «la casa del pueblo», y el pueblo ya no puede conocerlo y visitar sus museos porque ahora es la residencia del mejor amigo del narco. Nunca se ha parado en una zona de desastre natural; nunca ha expresado pesar por nadie que no sea por sí mismo y cada vez está más encerrado en su burbujita.

Por eso llama la atención, y a la vez no, lo que pasó en el fin de semana. No es ningún secreto que los tabasqueños alucinan al Peje, por corrupto, traidor y agitador; entonces, las protestas por su simpática presencia, en el que con costeño lenguaje le pidieron que se fuera a ondear changos por la cola a otro lado. Cuánto amor por el salvador de lo que queda de la Patria.

Pero los que demostraron mejor que el gusto por la voz sonsonetuda de pato y las mentiras a todas hora se acabó fueron los pobladores de Veracruz. En Huatusco (ciudad que era conocida, poquito, por ser cuna del genial caricaturista García Cabral) los costeños le prepararon unos huevitos estrellados al mesías… estrellados en la cara. De todos los que le lanzaron le atinaron uno. No he visto que le hagan demasiada difusión a tan cariñoso recibimiento.

Si nos atenemos a sus argumentos, no se paró entre los damnificados de Acapulco según él le tenían preparada una emboscada de mentadas e «iban a manchar su investidura», esa misma que le da a los narcos para que se limpien el aquellito. Los veracruzanos cristalizaron lo que el mal desempeño del AMLO pedía a gritos: reclamos y hartazgo por su pésimo, pésimo gobierno.

Pobrecito Pejito: él, que se autonombra popularisimo, infalible, adorado por la mascotiza, santificado por los más descerebrados de sus fanáticos, recibió lo que merece. Y que soporte, porque así va a ser lo que resta de la pesadilla de sexenio que aún queda.

EL DÍA DE LA PROSTITUCIÓN DE LA CONSTITUCIÓN

Este aniversario del libro más manoseado del país, a Querétaro no pudo ir su graciosa majestad -no fuera a ser que alguien más que Norma Piña ya no se molestaran en pararse cuando el egocentrista-, éste envió a la mocosita burra que tiene por secretaria de gobernación. A’i nomás para que vean qué respetazo tiene por la Constitución. La Suprema Tremenda corte envió de representante al ministro que enterró la mamarrachada eléctrica que pretendía aprobar el mesías, Alberto Pérez Dayán, a quien los arrastrados de Morena ahora quieren hacer juicio político por hacer su trabajo y por no plegarse a su diocesito.

Su mensaje al haragán de Palacio fue este:

«Por encima de la Constitución, no hay poder alguno, nada ni nadie».

«Fue la Constitución que conmemoramos la que facultó al Poder Judicial para invalidar actos que no la respeten»

«Los 3 poderes (Ejecutivo, Legislativo, Judicial) son democráticos porque emanan de la propia Constitución».

«Hacer cumplir la ley es uno de lo actos democráticos más genuinos del servicio público»

«De no atender los preceptos constitucionales, esa ley no es ley, y tampoco debe ser obedecida. Declarar su invalidez es la propia consecuencia de sus propios vicios. Eso no debería sorprender a nadie».

Por cierto, los numeritos no les alcanzan a los morenarcos, y las mentadas y cacareadas iniciativas del sociópata no van a pasar, de modo que si es pasón, que se les olvide: no van a meter mano al poder judicial para encumbrar a su idolito.

Twitter: twitter.com/Fabiocarton

Facebook: facebook.com/LaGrillaEnRosa

Síguenos en:
Facebook/NoticiasEnSintesis
Twitter@NsintesisMich